19/1/17

Aviones

Recurro al recurso en desuso
del ilustre intruso de tu memoria.

Rescátame, sálvame de esta vida insomne.
No tengo noche, o sólo tengo estrellas.
Y cuántas de ellas han muerto hace años ya.

No hay remedio para este sinrazón, sólo olvido.
Seremos distintos tú y yo, será distinto el camino,
mas por capricho del destino,
siempre es la misma senda.

Desesperanzado despertar,
frío como un espíritu,
dime tú si aguardar
por si tu luz vislumbro.

Me marcho.
Inminentemente
me marcho.
Cuál es el protocolo para
volar sin miedo al llanto.

22/6/16

Hoy sólo bebo
porque bebo solo.

21/6/16

Pronto

Siempre llego tarde,
en eso estamos de acuerdo,
en eso somos iguales.

Ella manda pájaros a mi ventana,
para que me percate,
huyen despavoridos cuando me apresuro
para abrir mis cristales.
pero no dejan que les rescate,

Y sus alas baten, a poniente,
lejos de aquí,
como ella.

Una vertiente hacia un remanso,
alcanzo ver su rostro,
y la espanto,
y pasan los días,
sin más llantos.

Se desinflan las ganas plateadas de seguir.
El recordatorio flotante sobre nuestras cabezas.
de a dónde dirigir nuestros pies
El gigante rocoso que se erige en tus ojos,
que crea senderos frondosos de luz.

El tiempo dirá que no le hacemos el caso que deberíamos.
Cuando estamos juntos no le prestamos atención,
no le prestamos nada a nadie porque tenemos dueño
en nosotros.
Cuando nuestro eco se alarga como sombra inerte,
tampoco atendemos a razones para con el reloj.
Llegamos tarde siempre.

Clamo por los desvalidos de calor,
grito a las ballenas para que se alcen
y vuelvan a sus océanos, los cielos.
A la lava para que cree puentes.
Viento, lleva mi mensaje a su oído,
devuelve esos pájaros a su nido.

3/2/16

Las voces, los ruidos

Ya nadie toca el piano en el salón
y cuántas veces te ofrecí
repartirnos las teclas,
desgastarnos las huellas.

Danza incorruptible
de las luces ocultas
en la obsoleta mirada inconfundible,
de tu insondable impaciencia insepulta.

Nesciente virtud río abajo,
galopante esfuerzo desmedido,
inútil designio de mi mente,
que quiere traer algo a su nido.

Me pilla liado,
dando vueltas en mí,
guiando las agujas,
que dictan por dónde seguir.

Vivir vívido ante insípidos libidos,
llorar la cama, mojando el baile,
gritar la ventana, buscando un respiro,
ahogar la huida de aire.

Frustrar los planes de tu yo,
querer seguir queriendo mi tú,
crecer creyendo en la voz,
morir quemando la cruz.

28/1/16

Muerte: Las horas que no merezco

Es el tiempo que se escurre entre el cristal de cinco dedos.
Una cita ineludible, con el destino de mis huesos,
lejos de aquí, cerca de mí,
en polvo nos convertiremos.

La vida se ha olvidado de que existes pero seguirás latiendo como un sentimiento en mi pecho y estómago.
A veces confundimos la infelicidad con otras cosas Yo veo en mí un mar de imposibilidades y odio que te abandones contra todo pronóstico.
El vacío que dejas tiene la cara de mis fracasos, la fachada de mis alientos y come almas.
De sufrir soy insufrible Un dolor que desgarra espíritus, ya moribundos, en trizas de desesperación. Y los verdugos son también maestros.

Solo, igual que llegué, y roto eso es nuevo. A este nivel, a esta profundidad, con el tamaño de este pozo inhóspito, plagado de enfermedades; cada vez asimilo más y peor.
Hace falta que alguien caiga, para poner una barandilla. Ni un sólo beso de fin de semana, ni punto final, un retal, tan claro que confunde. Un vaso colmado de agua, clavo ardiendo, de doble filo, ella es de traca. Fin. Un pasado olvidado de costumbres. Las malas siguen rajando la luz, las buenas ya no valen su precio. El tritono del diablo, la profecía de mis sangrientas entrañas, el martillo de los dioses sobre este puto cráneo. El calor que extrañas. A cuestas con el fuego, ahogado en miseria.